ESCRIÑO DE ARCERA. 2015. MUSEO ETNOGRÁFICO DE CANTABRIA, MURIEDAS.

Escriño de Arcera

Escriño de Arcera, pieza del mes del Museo Etnográfico de Cantabria

Publicado el 10/04/2015 por Noticias de Camargo

http://noticiasdecamargo.es/2015/04/10/un-escrino-de-arcera-pieza-del-mes-del-museo-etnografico-de-cantabria/?ref=FexRss&aid=&tid=de85fc78342f4c8692237cc4e40a2299&c=tW2_jvTSfNnx2KLifyIA9RAAY3p9IlHSh_kHWKZQjec&mkt=es-es

Este mes de abril el Museo Etnográfico de Cantabria, ubicado en Muriedas, ha elegido como pieza del mes un escriño procedente de Valdeprado del Río recogida en 1965.

Este utensilio ha desempeñado un papel esencial en la cocina y la despensa. Consiste en un cesto grande, de forma globular y con una tapa que debe ajustar a la perfección. Para su elaboración se emplea una de las técnicas más antiguas, la cestería en espiral, que se aplica a materiales finos y muy moldeables.

Es un recipiente magnífico para conservar la harina, el grano, legumbres, patatas y toda una gran variedad de alimentos, en las mejores condiciones posibles de humedad y ventilación y, además, fuera del alcance de roedores e insectos. Mantener los escasos alimentos cosechados en las mejores condiciones posibles era vital para la subsistencia de la unidad familiar. Si a esto añadimos que con la llegada del invierno, los caminos se hacían impracticables y las comunicaciones se veían continuamente interrumpidas, entenderemos, la importancia de tener convenientemente almacenados los productos.

“El oficio de la cestería ha sido considerado tan humilde y sencillo, que apenas ha recibido atención fuera de la etnografía y la antropología. La explicación puede encontrarse en que la confección de esos objetos, se destinaba a satisfacer las necesidades más inmediatas y cotidianas de las gentes, principalmente del campo y de la mar, buscando la funcionalidad y dejando la estética a un lado. Con la introducción del plástico, más resistente y barato, la cestería quedará relegada a trabajos artesanales de carácter ornamental”, explican desde el Museo.

El clima lluvioso y húmedo de Cantabria, ha hecho posible que contemos con una gran variedad de árboles que han proporcionado a artesanos y campesinos, diversidad de maderas para hacer los cestos más adecuados en función del uso al que estuvieran destinados.

Publicado el 07/03/2016 en ARCERA, ETNOGRAFÍA ARCERA y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: