LA VOZ DE LAS CAMPANAS. JULIAN BERZOSA

LA VOZ DE LAS CAMPANAS

Su lenguaje y su mensaje

Por Julian Berzosa (San Andrés de Valdelomar)

reblogueado de http://www.revilladepomar.net/web/campanas.htm

jesus-tocando-campana

Campana: nombre tomado de la región italiana Campania, por ser aquí donde comenzaron a utilizarse las campanas en tiempos del imperio romano.

En las campanas del pueblo de Arenillas (Valderredible) hay una inscripción grabada que dice: “soy la voz de Dios”, podríamos añadir: “y la voz del pueblo”.

Recordemos el dicho popular para amonestar a una persona sobre la ignorancia de una cuestión: “has oído campanas y no sabes a qué tocan ”

Las campanas, además de la voz de Dios, son la voz del pueblo. La voz de las campanas es alegre y en ocasiones triste pues una veces llaman a alegría y fiesta y otras a dolor y pena. Los lugareños, sólo con oír el tañido y la forma de tocar, sabían a qué tocaban, sabían que mensaje o noticia transmitían.

En todos los pueblos hay dos campanas con sonido distinto: grave y agudo (macho y hembra decimos en lenguaje popular).

Con ellas tratan de un modo especial los campaneros, tanto los que las funden como los que las tañen, unos y otros saben de esta singular ciencia.

El campanario es su sitio: sus voces, antaño de bronce y ogaño en algunas iglesias de acero, han guiado muchos y variados aspectos de la vida de los lugareños; desde los tañidos de alegría para celebrar la fiesta de cada domingo y anunciar las grandes fiestas populares, hasta al tañido que comunica los sentimientos más profundos de los viajes a la otra orilla del vivir que es la vida eterna, pasando por el servicio prestado al concejo, tocando a quema, a tentenublo, a hombre perdido en horas nocturnas o con niebla y nieve, o el diario servicio al pastoreo de los ganados de labranza, ecétera.

Existen más de 21 formas de toques diversos que corresponden a otros tantos fines distintos. La notificación de los 21 mensajes a campana tañida individualizada es entendida de inmediato por todos los habitantes.

1) Al  Ángelus: breve toque de una sola campana preludiado de doce campanadas indicativas de las doce horas o mediodía. Era la llamada a la oración  en la que se recordaba el misterio de la Encarnación, destacando la  presencia activa de una mujer en la Redención: la Virgen María.

2) A clamor (a muerto): toque muy lento, no fuerte y espaciado del macho y la  hembra  (sonido grave y agudo) intercalados. En algunos pueblos al terminar de tocar, si se daba un toque solo, es decir, una campanada sola, indicaba que  había muerto un hombre; si se daban dos, indicaba que había muerto una mujer y si se daban  tres toques  indicaba que había muerto un niño o un joven; en el caso de un niño también se decía “tocan a gloria”. Este toque se repetía en las horas diurnas desde la defunción hasta el inicio del funeral, el último toque se realizaba en el momento de dar tierra (= enterrar, sepultar). La noche del día de todos los difuntos, 2 de noviembre, permanecían en vela los mozos del pueblo tocando a muerto cada dos horas hasta que amanecía; noble costumbre de recordar a nuestros seres queridos ya difuntos y a todos nuestros antepasados.

3) A concejo: toque rápido y corto. El Alcalde-Presidente de la Junta Vecinal llama a todos los vecinos (uno de cada casa, normalmente el cabeza-familia) para tratar algún asunto del pueblo. El concejo tiene lugar en los pórticos de las iglesias, últimamente hay pueblos que tienen un local para tal efecto, llamado “casa del Concejo”.

4) A gloria: volteo de todas las campanas y repique. La venida del Obispo, un nuevo Papa, alguna inauguración, una noticia buena y alegre (recuerdo la inauguración de la luz eléctrica de mi pueblo).

5) A las horas: toque muy lento para poder contar las horas.
– 1 er Cuarto

– 2º   Cuarto
– 3er Cuarto
– 4º  Cuarto
Tengamos en cuenta que el labrador estaba  en el campo de sol a sol sin reloj, en las casas o no había reloj o estaba averiado. El clásico reloj de sol ubicado en las iglesias y algunas casas, era poco práctico. He conocido a labradores dotados de una agudeza singular para saber la hora; si lucía el sol te la daban casi exacta, y si estaba nublado variaban unos minutos, no más de 10 m.; esta singular ciencia procede de una experiencia muy individualizada.

6) A maitines: toque  normal de una sola campana. Era la oración del alba.

7) A  misa diaria: toque largo de una sola campana. En algunos pueblos había y hay la costumbre de tocar 33 campanadas que recuerdan la edad de Jesucristo: 33 años.

8) A misa dominical: volteo de una o más campanas.

9) A misa festiva: volteo matinal de todas las campanas y repique.

10) A orientar a los caminantes en las horas nocturnas: volteo intermitente mientras persista el peligro de perderse. Este toque se utilizaba mucho en los santuarios donde acudían  peregrinos día y noche todos los días del año. (recuerdo Montesclaros)

11) A orientar a los caminantes con nieblase utilizaba el mismo tañido que la indicada en el Nº 10.

12) A orientar a los caminantes en las nevadas: la ventisca de nieve desorienta totalmente, se daban casos de muerte por frío, por cansancio, por falta de visión (despeñados). Se utilizaba el mismo toque que en el Nº 10.

13) A procesión:  volteo de todas las campanas, a las que se unen estampidos de cohetes, instrumentos populares de música: acordeón, tambor, flauta, etc.; y cantos populares, desde que el Santo sale del templo, efectúa el recorrido de costumbre y regresa al templo. Se trata de honrar con alegría al santo (santa) patrón protector del pueblo.

14) A  quema: toque rápido y muy largo. Si es una casa, hay que reunir  a todo el pueblo: hombres, mujeres y niños; todos con calderos para hacer la cadena en el transporte de agua; si es el monte, solo los hombres con hachas para cortar las ramas que utilizaban para apagar el fuego.

15) A rebato (alarma):  toque rápido de una sola campana. Es una señal de alarma ante un peligro. Se trata de convocar con urgencia a todos los habitantes para comunicarles una noticia grave que exige una respuesta inmediata: guerra, accidente, ecétera. Recuerdo que en cierta ocasión tocaron a rebato por la noche para salir a buscar un Vecino que se había marchado de casa  trastornado, nos movilizamos todo el pueblo.

16) A rosario:  toque normal y corto de una sola campana. Se tocaba dos veces con un intervalo de diez minutos. Rosario significa muchas rosa y por transignicación se llama rosario al conjunto del rezo de muchas “Avemarías”. Era costumbre, y aun lo es, rezar el rosario en la iglesia todos los días durante los meses de Cuaresma (cuarenta días de preparación a la semana santa), Mayo (el mes de las flores) y Noviembre (el mes de los difuntos). Se elegía la hora de vísperas (= atardecer), cuando el vecindario regresa de sus faenas (trabajos) campestres.

17) A la bueyada (vacuno dedicado a la labranza del campo). Toque normal y corto de una sola campana. En algunos pueblos al terminar de tocar se daban una, dos, o tres campanadas; esto indicaba a qué monte o término del pueblo iban a pastar las parejas de tiro ese día.

18) A vísperas (oración del atardecer): toque no muy largo de una sola campana. Era una llamada a dar gracias al Cielo por la jornada terminada y el descanso merecido.

19) A “tentenublo” (nublado):  volteo permanente de todas las campanas para romper, partir el nublado-tormenta y que no caigan: rayos, chispas, granizos, trombas de agua. Una inundación o un pedrisco en primavera o verano suponía la pérdida de la cosecha de todo un año; si se repetía dos años seguidos podía rebasar los límites de la necesidad y alcanzar las fronteras del hambre. En esto destacaban las campanas de unos pueblos sobre las de otros; es muy corriente oír decir a los lugareños: “estas campanas tienen el poder de partir o romper  nublados” y “estas campanas son milagrosas porque rompen los nublados”. En un pueblo de Valderredible, cuyo nombre no cito para no herir la sensibilidad de nadie, un  Sacerdote partió un tremendo nublado que se acercaba al pueblo, haciendo la señal de la cruz sobre el horizonte, el nublado desapareció pero al Sacerdote se le quedó el brazo paralítico. ¿Será verdad o leyenda? Actualmente en un pueblo aún voltean las campanas cuando se aproxima un nublado, notemos que el volteo debe comenzar cuando se aproxima, no cuando ya está el nublado encima descargando su furia pues en este caso las campanas pierden su poder; en cierta ocasión intentaron voltear cuando el nublado estaba descargando su furia y, a pesar de que los volteadores utilizaron todas sus fuerzas, las campanas no se movieron.

Los Pastores también solían tocar a “tentenublo” con su cuerno: “tente nublo, tente tú; que Dios puede más que tú”.

20) A fiesta mayor o anunciar la proximidad de  una fiesta importante: volteo de todas las campanas la víspera al atardecer, el volteo va acompañado de repiques intermitentes. Se anuncia la importancia  festiva del próximo día y todos los lugareños deben comenzar los preparativos; si se anuncia la    romería del pueblo, se voltea y repica durante horas, pues se anuncia el día festivo más importante de todo el año;  las Mayordomas (mozas) preparan la iglesia, los mozos preparan el templete para la orquesta en alguna plaza o era, los vecinos limpian las calles y plazas (en especial los lugares por donde va a pasar la procesión), se efectúa un especial aseo personal y de la casa, se sacrifican animales para los de la casa e invitados, ecétera.

21) A portar el Viático a un enfermo grave o a un moribundo: toque lento de una campana mientras el sacerdote acompañado del Monaguillo que también va tocando una campanilla hasta llegar a la casa del enfermo en peligro de muerte.

————————————————-

El volteo (1) de campanas se efectúa de un modo rítmico y acompasado; para esto en las iglesias hay dos campanas, de parecido tamaño, en cuya fundición a cada una se le ha dado un sonido distinto: grave y agudo (= macho y hembra). La mejor manera de voltear dos campanas acompasadas es situarse el volteador o volteadores entre las dos troneras, la  mano derecha voltea una y la mano izquierda otra; si las campanas son buenas, el resultado acústico es  fascinante. Invito a oír  el volteo de las campanas del pueblo de Arcera en el municipio de Valdeprado del Río (Cantabria), vivirás una experiencia sorprendente.

alberto campanas

      En muchos pueblos había un campanero o campanera pagado (en especie: cereales) para efectuar algunos toques; en otros los efectuaban los vecinos por turno, el Alcalde, el Sacerdote, el Monagillo, los jóvenes, un voluntario. En el pueblo de Loma Somera (Valderredible), en el tejado de una casa particular existe la instalación del campanil con el que el dueño efectuaba ciertos toques (oración diurna y nocturna), a cambio el dueño de la casa que era también el campanero recibía una insignificante dotación consistente en sembrar una finca sin pagar renta.

En algunos pueblos desde el medievo se han colocado grandes relojes mecánicos en las torres de las iglesias. En no pocos casos era el único reloj que existía en todo el pueblo.

En la actualidad se instalan  mecanismos electrónicos programados que realizan todas las diversas formas de toques aquí descritas.

(1) Utilizamos indistintamente, a modo de sinónimos,  los verbos: voltear, tornear y volar

—————————————-

Scholium (escolio):

-A tinieblas: toque que se realizaba, a modo de pasacalles, sustituyendo a las campanas con instrumentos de madera: la rana, el martillo, etc. Se denomina tinieblas al tiempo que transcurre entre el canto o recitación del  gloria en la celebración de la Ultima Cena (tarde del jueves Santo) hasta el canto o recitación del gloria en la celebración de la Vigilia Pascual (tarde-noche del sábado Santo). No se tañen las campanas para no romper las tinieblas, es decir, para no romper el silencio sagrado y el luto por la pena y el dolor de la muerte de Cristo.

LAS CAMPANAS DE ARCERA

LAS CAMPANAS DE ARCERA

en Revista Arcera y sus vecinos, nº4, verano 2000

campanas-sta-cruz

Tolón, tolón,

las campanas de San Pantaleón

en Toledo están,

talán tán tán.

Las campanas se han utilizado tradicionalmente para llamar al culto a los fieles, pero sirven además para convocar a reunión a los vecinos, en pueblos como el de Arcera con barrios separados; pueden tocar a concejo, a quema; sirven para ahuyentar el nublao y el pedrisco y reflejan los momentos alegres y tristes de la vida del pueblo: repique y volteo de campanas durante las fiestas o tocan a difunto ante el fallecimiento de algún vecino.

En Arcera existen tantas campanas como iglesias multiplicado por dos, puesto que siempre suelen ir en pareja como la de la guardia civil.

Las de San Pantaleón en Toledo están; las de San Miguel, dos campanas y un campanillo que en la Guerra se llevó a San Vitores y que hoy se conserva pero roto. Las de la iglesia de Sª Cruz, que algunos dicen que hablan cuando las volteaban Carlos, Silvio, Tiquio, Sidro, Jesús, el de la Dolores, o Martín, el de Anselmo, que las toca solo pero bien acompasadas, o los demás mozos del pueblo: Juanma, Alberto, JR, etc. Las de San Bartolomé se encuentran en un pequeño campanario descubierto pero con mucho encanto.

aroco1

Las campanas son de bronce, aleación formada en un 78% de cobre y 22% de estaño. Tienen un contrapeso de piedra unido por maderas y chapas a la campana y el badajo, que cuando se voltean corre peligro de salir disparado, por lo que se aconseja no colocarse debajo. La última reparación la llevó a cabo Afrodisio, pero aún hoy un badajo corre peligro de desprenderse.

Sobre la superficie exterior de las campanas se colocan las cruces e inscripciones, hechas con cera en molde de madera de boj y fundidas después en bronce. Las de la Sª Cruz están dedicadas a San Pantaleón, se hicieron en Burgos en 1860 por Juan P Manjon, siendo cura parroco D Jose Martínez del Postigo. Las de Aroco tienen la siguiente inscripción: “Jesús, María y José”, Año de 1899, siendo cura parroco D Matias Allende; Quintana me hizo. La otra, dedicada a San Bartolomé, es de 1890.

LA DOTE

FAMILI-LA-DOTE

LA DOTE

En Arcera y sus vecinos nº5, verano 2001

En otros tiempos aún no muy lejanos los matrimonios se solían convenir entre las diferentes familias y siempre debían de tener el consentimiento paterno. Una de las cosas más importantes que se aportaba al matrimonio era LA DOTE, es decir, lo que ambas partes aportaban para la vida en común. En una economía de subsistencia donde el acceso a lo más necesario era difícil todo tenía su valor y se hacía relación de todos los bienes materiales que cada uno poseía (cosa hoy prácticamente imposible por la cantidad de bienes que acumulamos).

En 1846 dos novios, vecinos de Ormiguera:

“tienen tratado y concertado de vivir juntos bajo tácita compañía siendo del agrado de Dios, y por el tiempo que a unos y otros les acomode quedando siempre el arbitrio de separarse siempre y cuando que a todos o a cada uno de por si les acomode, y para dar principio y entrar a vivir en dicha tácita compañía es preciso formar un Ynventario de todos los bienes muebles y movientes que cada uno de ellos aporta a dicha Compañía…”

Para nosotros este documento tiene un valor etnográfico y lingüístico incalculable porque en él podemos descubrir nombres de aperos, del ajuar y enseres de la casa y de la vida cotidiana de entonces que de otro modo se perderían para siempre en la memoría de nuestros abuelos. La relación siguiente es una selección y agrupación de los bienes que se aportan:

Inventario de los bienes aportados (por un hermano del marido)

Ganado bacuno dos bueyes a cumplir nueve años; dos novillos de 5 años; una baca, un jato, una yegua losina cerrada y preñada.

Ganado lanar nueve obejas entre borrillos y borrillas, cinco corderos y as.

Cerduno una cerda matadera, otra pequeña, dos de iría.

Cevos  once carros y mº de yerva, ocho carros de paja.

Granos ocho fanegas de mocho, nueve fanegas de redondo, ladilla tres cuartos y dos celemines, yeros, puias, tres fanegas de ricas, abas, arbejas, lentejas, garbanzos, sesenta y cuatro @ de patatas, grano de la venta: trigo y cebada.

Camas un catre, una cama mediana, otra vieja.

Encordeladuras. Gergones otro andado y otro a medio andar. Covertor

Mantas dos mantas para los bueyes.

Sabanas; sabanos, almoadas, fundas con su lana, paño de manos otro de algodón y de lino, mantil de cuerdas nuevo.

Talegas dos talegas grandes para harina a medio andar y siete cuartos de cabida.

Costales, Alforjas unas alforjas nuevas franciscanas. Otras encarnadas.

Tela ocho varas y cuarto de lienzo. Lana 19 varas de lana cardada

Saca una saca a medio andar. Lino dos libras de lino ilado

Arca una arca grande de caballete, otra sin llave, otra con llave, otra colorada para ropa, otra pequeña para papeles.

Lacena. nueva con su ropero y estantes para libros.

Dos mesas de asiento en la cocina, con su presa para comer.

Trilla nueva con camizo

Dos tablas secas. Cuartones secos a lo mismo

Dujos

Nasa una nasa grande, otra más pequeña.

Tres escriños nuevos, dos viejos

Dos sillas

Un cuveto para harina

Un barril para vino

Basa toda la basa blanca, toda la basa vasta, todo lo de vidrio y cristal.

Tres cuviertos y cinco cucharas de metal

Caldera, Caldero otro pequeño de fruslera,Sarten, Cazo, Esmizas, Chocolatera, Azeytera de lata, Candil

Una soga de cerda, una soga de esparto

Azadón, azada, azadillas, arrejo arrejadas, una pala de hierro.

Acha, azuela, una macheca, una guvia,

Barreno un barreno cambero, otro ovegero, otro estandogero, otro llavero

Tenazas, Romana, sierra, Dalle

Aperos de hera. Crivas un triguero y dos crivas. Ozes, parrillas para cola, aspas, adevanadera,

Un dujo grande en la bodega de bárcena.

Un rastro para lino.

Dos carros de teja

Granos se advierte que de la cosecha de este año de 1847 me han correspondido 29 fanegas, de todo trigo

Idem me han correspondido también onze fanegas entre ladilla, yeros, arbejas y abas.

Y son los únicos vienes que yo el dicho José Martínez apronto a dicha tacita compañía y para que conste en todo tiempo conste y se declara”.

SETA DE GENTE

PERRETXIKOS-1

SETA DE GENTE (Calocybe gambosa)

 Perretxiko, Seta de San Jorge o de Cuco

En Arcera y sus vecinos nº5, verano 2001

En primavera y raras veces en invierno, en prados formando círculos,

en bosque de robles y hayas, linderos y brezales.  Comestibilidad excelente.

EL RAPOSU

El RAPOSU

De Arcera y sus vecinos, nº3, verano 1999

OJOS-RAPOSU

Personaje de cuentos y fábulas, omnipresente en la cultura popular, admirado por su astucia, fruto de la agudeza de  sus sentidos, especialmente del olfato.

Hocico estrecho, patas cortas, orejas largas y apuntadas y cola larga y poblada, generalmente blanca en su extremo. Su pelaje varía de pardo a rojizo.

De comportamiento nocturno, si está en un lugar tranquilo se deja ver durante el día.

En primavera es más territorial. Marca su territorio con glándulas de secreción externas situadas en diversos lugares de su piel para reconocerse entre sí.

RAPOSU-SENTADO

Tiene una gestación de 52 días. Y tiene cuatro o cinco zorrillos en una madriguera. Al año ya alcanza la madurez sexual y desde finales del verano los jóvenes han de buscarse un nuevo territorio.

La dureza del invierno, falta de alimento o alguna enfermedad hará que no todas las crías sobrevivan. Debido a que no hay vertederos cercanos podemos decir que se alimenta de lo que él mismo caza (ratones, insectos, bayas, etc.), aunque se le vea cerca de las casas, como ya no hay gallinas, se atreve incluso a acercarse a los corrales a ver si cae algo.

zorro-y-gatos

El zorro que come macarrones

No está amenazado debido a su gran capacidad de adaptación, sin embargo sus mayores problemas son, por un lado el hombre (caza, cepos, venenos, lazos), las enfermedades (sarna, moquillo) y la modificación del hábitat (atropellos).

Cómo se hace una escoba de brezo

Cómo se hace una escoba de brezo

De Arcera y sus vecinos, nº7, año 2003

En nuestro monte es muy abundante la presencia del brezo, todos conocemos esta mata de flor, de la cual las abejas sacan buen provecho para la elaboración de la rica miel.

En la actualidad el brezal se ha regenerado bastante bien en Arcera y cubre gran parte del monte y fincas abandonadas ya que no se recoge como antaño, aunque la plantación del pino silvestre le ha restado gran parte de su superficie potencial.

La breza de flor, como la llaman por aquí, es la que suministraba la materia prima para confeccionar la popular escoba de brezo. En todas las casas de Arcera ha vivido un especialista en hacer escobas. La colaboración de Vidal, un experto en este quehacer, ha sido decisiva para la recuperación de esta tarea.

vidal

Elección de las matas

Cuando se iba con el ganado a Carralcorro, al Returo, La Lamosa o Rupayo, se aprovechaba para coger las mejores matas rastreras, cuanto más largas mejor, y cuando todavía estaban en flor, allá por agosto.

Una vez el brezo en casa, se debía extender y dejar secando al sol al menos durante dos días, para que estuviese en condiciones óptimas para su montaje.

Antes de empezar había que sacudir las ramillas contra una piedra para que perdiese algo de rigidez y además cayese la flor seca, hasta quedar totalmente limpias y así facilitar al máximo el trabajo.

Montaje

En primer lugar, para montar las escobas, había que seleccionar y colocar ordenadamente los brazados de no menos de 80 centímetros de largura. El grosor iba en función de la utilidad que se le daría. De vez en cuando se le daba unos golpes para emparejarlo.

tensado

Además de las manos como principal herramienta nos tenemos que ayudar también de alambre con el fin de sujetar los brazados en su parte superior (15cms). El método más fácil para su atado es el de ayudarse a través de un trozo de alambre, para así, conseguir su tensado. Como alternativa, a falta de alambre, antiguamente los pastores, Nato o Vitoriano, utilizaban la zarza, sacaban tiras, pero era un proceso muy complejo; las tiras de varas de avellano verde también han llegado a utilizarse.

Colocación del mango

El proceso se completa con la colocación del mango que es el soporte de la escoba. El material del que se suele fabricar es de madera de avellano, procurando no pillar ningún nudo, para así facilitar su pulido.

Su longitud es variable y cada uno lo adaptaba a sus necesidades, de manera que se pudiese trabajar con la escoba sin tener que adoptar una postura incómoda.

Una parte del mango había que hacerla punta e incrustarla definitivamente a base de golpes contra el suelo o una piedra.

Finalmente, para asegurarse de la firmeza del mango, la escoba se pisaba y se estiraba de él. Una vez hecha esta comprobación se procedía a recortar las ramas por igual con el hacha, y ya estaba lista para su utilización.

Utilidades

La escoba de brezo era un utensilio de lo más práctico, además de resistente poseía una larga duración. Eran suficientes cinco o seis para todo el año, uno de los usos principales era el de barrer las eras después de recoger la parba, asimismo para barrer las cuadras; ya por dentro de la casa se utilizaban escobas de otra clase más finas. Blas y Atanislao de Reocín de los Molinos, hacían muchísimas en invierno que luego vendían.

A pesar de la implantación de los plásticos en la vida cotidiana, el uso de esta escoba todavía sigue sobreviviendo para barrer el corral, e incluso el césped menudo del jardín.

escobas

AL RIGURUMENTO. Juegos de la infancia

rigurumento

Al Rigurumento

En Juegos de infancia IV, Arcera y sus vecinos nº 7 año 2003

Este es otro juego de esos, que al igual que el Chorro-Morro uno tenía que agacharse y hacer el burro, pero con las reglas mucho más sencillas aunque se requería  también de algo de fuerza para su desarrollo. Como siempre, de entre todos los chavales  participantes, lo primero  que se hacía era sortear quién iba a adoptar la  postura de burro, y el orden de los saltadores que ya no era tan importante.

El burro se colocaba agachado, normalmente con las manos  agarrándose las rodillas, y con la cabeza bien baja para procurar que al saltar sobre él no la tocasen, cuando no tenía la cabeza bien inclinada el saltador debía advertirle gritándole “cabeza al pucheru”.

El juego consistía en pasar cada niño por encima del burro, y para ello  se daba el salto apoyándose con las manos en la espalda y con las piernas bien separadas. Había que aguantar en el sitio a medida que procedían los saltadores simulando y recitando una canción.

A las estrofas se le ha buscado una rima al número de salto, y se observa principalmente la utilización de los Santos en su determinación.

Si se realizaba mal el salto, o se olvidaba o cantaba mal la letra de la canción, o se olvidaban de ejecutar cada una de las canciones o postura, el saltador perdía y pasaba directamente a ser burro.

Terminada la canción, el burro se estiraba, y vuelta a empezar, continuando de igual modo hasta que alguien perdiese.

La versión de la canción más generalizada es ésta:

-A la una, anda la mula

– a las dos, con coz ó el ruiseñor ó el reloj.

(Se le daba una coz con el tacón, en el culo del burro mientras se ejercitaba el salto)

– a las tres, San Andrés

– a las cuatro, San Ignacio

– a las cinco, San Francisco

– a las seis, merendéis

– a las siete, cachete

(Se apoyaban las manos al brincar, dando unas palmadas en la espalda del burro)

– a las ocho, bizcocho

– a las nueve, empina la bota y bebe

– a las diez, otra vez

(Se repetía el beber en bota)

– a las once llama el conde

(Con una mano se apoyaba y con la otra se le propinaba un golpe)

– a las doce responde.

LIRONES Y BRAGAS DE CUCU

LIRONES y BRAGAS DE CUCU

Las primeras flores, en Arcera y sus vecinos nº 5, verano 2001

Las “Bragas de cucu” y los “Lirones” son las flores que dan la primera alegría a nuestros prados, y por lo tanto las anunciadoras de la primavera.

 

BRAGAS DE CUCU

La “Braga de cucu” es una prímula, palabra procedente del latín que significa “primera”. En Arcera podemos ver dos especies de prímulas silvestres, de las ocho que viven en España, en concreto la “Braga de cucu” es la “prímula veris”. La podemos encontrar en el mes de Abril ya en gran abundancia por los prados de siega, aunque prefiere los matorrales, linderos de los prados y linderos del bosque.

06 Primula veris

Prímula veris: Sus flores amarillas tienen un intenso perfume,

cada flor tiene cinco pétalos y cinco manchas naranjas en su garganta.

 

La otra prímula es muy similar a la anterior, pero no es tan conocida, ya que su hábitat preferente ya es dentro del bosque y matorrales más sombríos. No tiene un nombre vulgar de referencia en el pueblo, pero fuera, la suelen llamar “Manguitos” y es la “Prímula elatior”. Difiere de la anterior en que el color de sus flores es de un amarillo más débil y están débilmente perfumadas, además de que su floración es algo más temprana.

07 Primula elatior

Prímula elatior

Destacar que estas prímulas tienen asegurada la polinización de sus flores, gracias  a las abejas y abejorros, ya que florecen muy temprano antes incluso que los árboles saquen sus hojas  arriesgándose a no ser polinizadas debido a la escasez de insectos en esta época del año.

 

LOS LIRONES

El “lirón” es un narciso, y su belleza se debe a su temprana floración. En Arcera podemos apreciar cuatro especies de narcisos.

El “Lirón” (Narcissus bulbocodium) es el narciso que florece en nuestros prados de siega, una vez que ya salimos del letargo invernal, y cuando la hierba comienza a despuntar. Esta planta es de pequeño porte y estrechas hojillas, las flores tienen la forma tan característica del embudo, con un color amarillo dorado.

narcissus-bulbocodium

Típico lirón de prado (Narcissus bulbocodium)

Otro narciso no tan visible como el anterior es el Narcissus triandrus, su hábitat preferente son los linderos del bosque y los bosquetes claros del pueblo. Su tamaño es parecido al del Lirón aunque no es tan abundante, su color amarillo es más claro y florece un poco más tarde, la flor es en forma de campanilla. Se distribuye en agrupaciones dispersas siendo fácil su localización. El bosquete de “San Pantaleón” hacia “San Marcos”(La Mata Encimera) es uno de sus lugares preferidos.

TRIANDRIUS-AB-WEB

Narcissus triandrius

Para encontrar este otro narciso ya tenemos que adentrarnos en “La Cotorra“, es el llamado “Narciso Trombón” (Narcissus pseudonarcissus), su peculiar característica frente a los otros narcisos es su gran porte, muy similar al que cultivamos en nuestros jardines. Su porte entre 30 y 50 cm de altura y sus  flores de gran tamaño y perfumadas, hace que se le considere como el rey de los narcisos.  Solo le podremos encontrar en las zonas ya claras del bosque camino a La Aldea.

narcisos-en-la-cotorra

Narciso trombón en La Cotorra

12 narcisos-dos 2

Por último existe un narciso de dimensiones reducidas, el Narcissus odoratus, una de las especies vegetales únicas del entorno. A su color amarillo le acompaña un gran perfume pese a lo diminuto que es. Su lugar preferido son las zonas rocosas de “El Montezucu”.

Montezucu-narcissus-odoratus

Narcissus odoratus en El Montezucu

N-ODORATUS

A %d blogueros les gusta esto: